Yemaya

Keyword Search
 
Issue No.53
  • :marzo
  • :2017

Si la aplicación de las Directrices voluntarias para lograr la sostenibilidad de la pesca en pequeña escala en el contexto de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza (Directrices PPE) de forma relevante para cada situación resulta un desafío para el sector pesquero artesanal, todavía mayor es el desafío de aplicarlas con equidad de género. Las mujeres del sector tendrán que luchar en dos frentes: primero en sus hogares y comunidades y después con el estado y otros actores.

El hogar y la comunidad, a menudo fuentes de empuje y sostén tan necesarios para las mujeres, albergan también las más abrumadoras barreras para su progreso. Las rígidas costumbres, creencias y prácticas patriarcales sirven para mantener a la mujer en “su lugar”, lejos de la autonomía, la toma de decisiones y el liderazgo, ligadas a tareas invisibles, mal pagadas e infravaloradas. Con frecuencia las normas consuetudinarias niegan a la mujer el derecho a franquear ciertos límites predeterminados y restrictivos y, como demuestran los artículos de este número sobre África, los dirigentes (hombres) de las organizaciones comunitarias suelen constituir el primer obstáculo a la participación femenina en los asuntos comunitarios y la toma de decisiones.

Si la aplicación de las Directrices voluntarias para lograr la sostenibilidad de la pesca en pequeña escala en el contexto de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza (Directrices PPE) de forma relevante para cada situación resulta un desafío para el sector pesquero artesanal, todavía mayor es el desafío de aplicarlas con equidad de género. Las mujeres del sector tendrán que luchar en dos frentes: primero en sus hogares y comunidades y después con el estado y otros actores.

El hogar y la comunidad, a menudo fuentes de empuje y sostén tan necesarios para las mujeres, albergan también las más abrumadoras barreras para su progreso. Las rígidas costumbres, creencias y prácticas patriarcales sirven para mantener a la mujer en “su lugar”, lejos de la autonomía, la toma de decisiones y el liderazgo, ligadas a tareas invisibles, mal pagadas e infravaloradas. Con frecuencia las normas consuetudinarias niegan a la mujer el derecho a franquear ciertos límites predeterminados y restrictivos y, como demuestran los artículos de este número sobre África, los dirigentes (hombres) de las organizaciones comunitarias suelen constituir el primer obstáculo a la participación femenina en los asuntos comunitarios y la toma de decisiones.

Sin

Sign up for Yemaya Table of Contents Alerts