Yemaya

Keyword Search
 
Issue No.29
  • :0973-1172
  • :noviembre
  • :2008

“Si la pesca a pequeña escala se encuentra al borde de la extinción, especialmente en el hemisferio norte, ¿por qué estamos hablando de proteger el papel de la mujer en la pesca?”, ésta fue la pregunta de uno de los participantes en el Taller de la sociedad civil celebrado en Bangkok del 11 al 13 de octubre como preparación a la Conferencia mundial sobre la pesca en pequeña escala del 13 al 17 de octubre de 2008 (www.4ssf.org). “Sería más interesante intentar salvar primero la pesca a pequeña escala, y luego, si el sector aguanta, podemos hablar de proteger el papel de la mujer”. Sin embargo muchos de los participantes en el taller tenían muy claro que la lucha por el reconocimiento de la mujer en la pesca a pequeña escala tiene mucho que ver con la defensa del sector en sí. Ambas causas avanzan juntas, no una sin la otra ni una después de la otra. Y es que en numerosas comunidades pesqueras de pequeña escala se aplica una división sexual del trabajo clásica según la cual los hombres faenan y las mujeres añaden valor al producto mediante la transformación y la venta y aportan esos ingresos a la comunidad. La familia y la comunidad funcionan como unidades de producción y la riqueza que genera la pesca revierte en toda la comunidad. No obstante, a medida que la pesca evoluciona hacia modelos más centralizados e industriales, con uso intensivo de tecnología, las mujeres pierden terreno con rapidez en el mundillo. En algunos países del hemisferio sur, por ejemplo, las mujeres pierden el acceso a las capturas o sólo consiguen acceso a especies de escaso valor. Distanciadas de sus papeles tradicionales, hoy en día trabajan en puertos y centros de desembarco, cribando las capturas, pelando camarón o en otros puestos igualmente mal remunerados.

EDITORIAL

“Si la pesca a pequeña escala se encuentra al borde de la extinción, especialmente en el hemisferio norte, ¿por qué estamos hablando de proteger el papel de la mujer en la pesca?”, ésta fue la pregunta de uno de los participantes en el Taller de la sociedad civil celebrado en Bangkok del 11 al 13 de octubre como preparación a la Conferencia mundial sobre la pesca en pequeña escala del 13 al 17 de octubre de 2008 (www.4ssf.org). “Sería más interesante intentar salvar primero la pesca a pequeña escala, y luego, si el sector aguanta, podemos hablar de proteger el papel de la mujer”.

Sin embargo muchos de los participantes en el taller tenían muy claro que la lucha por el reconocimiento de la mujer en la pesca a pequeña escala tiene mucho que ver con la defensa del sector en sí. Ambas causas avanzan juntas, no una sin la otra ni una después de la otra. Y es que en numerosas comunidades pesqueras de pequeña escala se aplica una división sexual del trabajo clásica según la cual los hombres faenan y las mujeres añaden valor al producto mediante la transformación y la venta y aportan esos ingresos a la comunidad. La familia y la comunidad funcionan como unidades de producción y la riqueza que genera la pesca revierte