Yemaya

Keyword Search
 
Issue No.46
  • :0973-1172
  • :agosto
  • :2014

La adopción de las Directrices Voluntarias para lograr la sostenibilidad de la pesca en pequeña escala en el contexto de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza (Directrices de la PPE) durante el 31º período de sesiones del Comité de Pesca (COFI) de junio de este año marca un hito en la historia de la pesca artesanal. Es un paso importante, aunque llega con gran retraso, hacia el reconocimiento de los derechos de millones de pescadores, y sobre todo pescadoras, que representan la mitad de la mano de obra del sector, y cuyo trabajo no se reconoce ni valora. El desafío consiste ahora en asegurarse de que las Directrices se adaptan al contexto local y que los Estados adoptan las reformas políticas y legislativas necesarias. También consiste en educar y capacitar a las mujeres de la pesca, para que conozcan las ventajas que las Directrices les ofrecen y se organicen para presionar a los Estados.

Sin embargo, conviene también discutir los continuos cambios en la estructura del sector en general y del artesanal en particular. Actualmente, los jóvenes de las comunidades pesqueras tradicionales de todo el mundo abandonan el oficio de sus mayores para buscar otros más lucrativos en otros sitios. La población de las comunidades pesqueras envejece, sus miembros más ancianos se ven obligados a continuar con la pesca y las faenas anexas, como ocurre con la recogida de ostras en Japón, tema del principal artículo de este número. En estas situaciones ¿pueden las leyes responder a las necesidades de los pescadores que envejecen?

Asia / JApón

Mar, personas, vida

El encuentro anual de un foro de asociaciones empresariales de pescadoras plantea importantes cuestiones sobre la supervivencia y el futuro de las comunidades pesqueras de Japón


Por Katia Frangoudes (Katia.Frangoudes@univ-brest.fr) Universidad de Brest, UMR AMURE, IUEM, Brest, Francia, y Annie Castaldo (annie.castaldo@wanadoo.fr), miembros de la red AKTEA en Francia


Las primeras organizaciones de mujeres del sector pesquero de Japón surgieron después de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, celebrada en Pekín en 1995. La Conferencia alentó a las autoridades japonesas a apoyar el desarrollo del empresariado femenino en todos los sectores económicos del país. En 1998 la Asociación de Cooperativas de Pesca (ACP), principal organización del sector pesquero de bajura de Japón, acogía a 1.158 asociaciones gremiales femeninas. Sus miembros eran esposas de pescadores que ayudaban a la empresa familiar desenvolviendo otras actividades económicas que aportaban un ingreso adicional al hogar. La disminuci