Yemaya

Keyword Search
 
Issue No.44
  • :0973-1172
  • :décembre
  • :2013

En el contexto actual, de un mundo globalizado, con profundas desigualdades y cada vez más cálido, cualquier forma de organización en comunidades marginales plantea un desafío considerable. Máxime cuando se trata de las mujeres de comunidades pesqueras de pequeña escala que no solo se enfrentan a una estructura capitalista que las priva de visibilidad, salarios justos y servicios fundamentales, sino también a los sistemas patriarcales de la pesca, la comunidad y la familia. El proceso de organización resulta difícil y obliga a menudo a tomar compromisos estratégicos.

HITOS

Una resolución histórica


Por Ramya Rajagopalan (ramya.rajagopalan@gmail.com), consultora del CIAPA


La Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución histórica a favor de los defensores de los derechos de la mujer, instando a los Estados a repudiar públicamente la violencia contra las mujeres y a dar a los activistas libre acceso a los órganos de la ONU.

Países africanos, el Vaticano, Irán, Rusia, China y países musulmanes conservadores intentaron debilitar la resolución, que urge a los Estados a condenar públicamente la violencia contra los defensores de los derechos de la mujer, reformar las leyes que entorpezcan esa tarea y brindar a los activistas libre acceso a los órganos de la ONU. Finalmente, en aras del consenso, la coalición responsable de la resolución, encabezada por Noruega, eliminó la frase donde se condenaban “todas las formas de violencia contra la mujeres”.

Geir Sjoberg, negociador noruego