Yemaya

Keyword Search
 
Issue No.4
  • :agosto
  • :2000

DESDE LATINOAMÉRICA / BRASIL

El orgullo de ser una trabajadora de la pesca

Las mujeres no deben agachar la cabeza ni tampoco abandonar su lucha


Fragmentos de una entrevista mantenida entre Joana Rodrigues Mousinho, Presidente de la colonia de pescadores de Itapissuma en Pernambuco, Brasil, y M. G. Indu del Centro de Documentación del ICSF en Chennai.


Nací en la ciudad de Itapissuma. Provengo de una familia de pescadores. Empecé a pescar cuando tenía ocho años. El grupo de mujeres con el que trabajo nació en 1975 con apoyo de la iglesia. Al principio éramos muy pocas pero teníamos claro que debíamos defender nuestros derechos como trabajadoras de la pesca.

Nuestra principal preocupación residía en que nosotras, al contrario que los hombres, no teníamos licencias de pesca. Hoy en día ya las tenemos. Fuimos las primeras mujeres de Brasil que obtuvimos licencias y un reconocimiento como pescadoras, equivalente al de los hombres.

Los inicios de mi mandato como presidente de la colonia fueron muy difíciles. La mayoría de los hombres creían que, por su naturaleza, la mujer solo podía estar junto a los fogones o junto al fregadero, lavando ropa.