Yemaya

Keyword Search
 
Issue No.33
  • :0973-1172
  • :marzo
  • :2010

El pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo publicaba un informe titulado “Poder, voz y derechos: un punto de inflexión para la igualdad de género en la región de Asia y el Pacífico”. El documento aborda, entre otros temas, el fenómeno de “la desaparición de las niñas”: en Asia oriental nacen 119 niños por cada 100 niñas, una cifra siniestra que revela la práctica generalizada del infanticidio femenino, un ejemplo más de violencia contra las niñas y las mujeres en el mundo. Según consta en el informe, la mujer sufre discriminación en el acceso a la atención sanitaria y al alimento a lo largo de toda su vida. Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico de la mujer, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad en su vida pública o en la privada. Este tipo de violencia, corriente en prácticamente todas las sociedades del mundo, se reconoce como una manifestación de unas relaciones de poder entre hombres y mujeres desequilibradas desde tiempos antiguos que han desembocado en la dominación y la discriminación de la mujer por parte del hombre.

EDITORIAL

El pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo publicaba un informe titulado “Poder, voz y derechos: un punto de inflexión para la igualdad de género en la región de Asia y el Pacífico”. El documento aborda, entre otros temas, el fenómeno de “la desaparición de las niñas”: en Asia oriental nacen 119 niños por cada 100 niñas, una cifra siniestra que revela la práctica generalizada del infanticidio femenino, un ejemplo más de violencia contra las niñas y las mujeres en el mundo. Según consta en el informe, la mujer sufre discriminación en el acceso a la atención sanitaria y al alimento a lo largo de toda su vida.

Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico de la mujer, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad en su vida pública o en la privada. Este tipo de violencia, corriente en prácticamente todas las sociedades del mundo, se reconoce como una manifestación de unas relaciones de poder entre hombres y mujeres desequilibradas desde tiempos antiguos que han desembocado en la dom